Archivo de la etiqueta: Plata con plática

¡Buscando nuevas formas de ahorrar!

Columna de finanzas personales por Elaine Miranda de Plata con Plática.

El ahorro es como la comida saludable: una de esas cosas que todos sabemos son importantes en la vida, pero que por una u otra razón postergamos mes a mes, y con las que además, no somos consistentes.

Puedo decidir que es momento de comer sano, pero como se me antojó una pizza grasosa para el almuerzo, mejor dejo la ensalada para la cena y así vamos… posponiendo día a día. Lo mismo sucede con nuestra manera de gastar que no nos permite ahorrar. A veces decidís, por ejemplo, almorzar en un lugar más barato y ahorrarte C$60.00 pesos, pero salís en la noche y te gastás C$250.00 en unas cervezas con los amigos. ¿El resultado? Nada de ahorro y más gastos.

Cuando hice la tesis de mi maestría en Taiwán, me valí de encuestas para identificar cómo pensamos y actuamos en las finanzas los nicaragüenses. A través de éstas me di cuenta que la razón #1 que las personas dan para no ahorrar es “no gano lo suficiente”. Y puede ser. Al final, todos tenemos ingresos limitados y todo córdoba que mande a una cuenta de ahorro es córdoba que no me gasto en algo que tal vez sea importante en este momento. Seguir leyendo ¡Buscando nuevas formas de ahorrar!

Innovación: ¿Sólo una palabra que está de moda?

Rubber Duck Against The Flow GridColumna financiera de Elaine Miranda/Plata con Plática

Finanzas para Emprendedores es una columna patrocinada por Movistar, con el objetivo de darte herramientas que ayuden a llevar adelante tus proyectos de emprendimiento. Conocé más de los servicios de Movistar para Negocios en www.movistar.com.ni/negocios.

En la jerga empresarial de repente hay palabras que se ponen de moda y que parecieran escucharse en todos lados: vas a una reunión y ahí están, leés un currículum y la persona dice ser experta en eso, escribís un artículo y casi por inercia la dejás caer. Con el tiempo se olvidan y vienen otras. Así, en este momento (y desde hace un tiempo ya) hay una palabra que veo y escucho seguido: innovación.

Pero ¿qué es innovar? En palabras sencillas, es encontrar una manera de hacer mejor las cosas. ¿Cuáles cosas? No importa, la que sea. Y con esta definición, ¿creés vos que la innovación en cualquier área de la vida es importante? Por supuesto que lo es: la sola idea de vivir es ser siempre mejores, como personas, como profesionales, como parejas, como estudiantes… como lo que sea que vos querrás ser.

Y en el mundo empresarial no solo es importante, sino también imprescindible. Con la globalización y la facilidad de comunicación, la competencia se ha vuelto cada día más feroz. Ahora ya no estás obligado u obligada a comprar únicamente en tu ciudad, ni solo en tu país. No, ahora sabés que si lo que te interesa no lo encontrás tal y como lo querés aquí, tenés el mundo entero para hacerlo. Debido a esta competencia, tu empresa debe estarse re-inventando, cambiando, mejorando, INNOVANDO cada día. La palabra está de moda, sí, pero con justa razón, pues está demostrado que la empresa que no innova, muere.

Una de las mejores cosas del MBA es la oportunidad de conocer casos sobre cómo grandes empresas y han hecho para solucionar problemas y llegar donde están. En esto de la innovación, me encanta un caso que leí mientras estudiaba en India, sobre la gran empresa, bien conocida por todos, Nokia. Resulta que esta compañía se convirtió en la #1 del gigante asiático usando la innovación para crear 200 millones de clientes. ¿Cómo lo hicieron? Observando y analizando las necesidades únicas que tenía la mayor parte de la población –que vive en zonas rurales-, segmentándolos de una manera diferente y agregando características únicas a los dispositivos, de forma que les funcionara en las condiciones en las que vivían. En el proceso, creó una cadena de valor totalmente nueva que le dio a Nokia el margen bruto que tanto buscaba.

Así, la innovación trae nuevos clientes y construye fidelidad entre los existentes. Pero eso no es todo, al poner la innovación en el centro de tu negocio, desde la cabeza hasta los pies, podés mejorar tus números y descubrir una nueva manera de hacer las cosas: más productiva, responsiva, inclusiva y divertida.

De la misma forma que ocurre con el área de TI, a la innovación rara vez se le da la importancia que merece y se le suele considerar relevante solo en grandes empresas. No es así. Si en tu negocio no podés tener un área entera (o una persona) dedicada a innovar, deberías hacer que esta palabra, más allá de estar de moda, sea parte de la cultura organizacional, convirtiéndote en un líder que esté cómodo con la incertidumbre, mente abierta y receptivo o receptiva a las ideas que vengan de todos los que colaboran con vos. Una empresa no puede construir una cultura de innovación, sin cultivar personas innovadoras.

En conclusión, cuando la innovación está en el corazón de cómo la empresa está haciendo las cosas, entonces encuentra maneras de innovar no solo en sus productos, sino también en sus funciones, modelo de negocio y procesos. Generar ideas es importante, pero es inútil si no hay un proceso repetitivo y consistente que transforme la inspiración en un mejor desempeño financiero.

Del Blog: Plata con Plática