¿Será éste triunfo de los Warriors 106-105 el inicio de un milagro como el de los Cavaliers precisamente frente a ellos en el 2016? Es muy difícil, poco probable, casi remoto. Así están los resultados de las finales de la NBA 2019, en su quinto juego.

Pero como dice el técnico Steve Kerr, la posibilidad está ahí, a la orilla del triunfo agonizante por un punto con los triples de Stephen Curry y Klay Thompson, después de resistir la espectacular arremetida de 10 puntos realizada por el formidable Kawhi Leonard, volteando una pizarra adversa para los Raptors 95-93, convirtiéndola en un marcador favorable 103-97 que parecía sellar la coronación del equipo de Toronto y el funeral de Golden State en su quinta final consecutiva.

El acercamiento 100-103 con el triple de Klay Thompson faltando dos minutos, solo provocó algo de preocupación en la multitud, pero no perdida de fe. Triple equilibrador de Curry y otro de Thompson, hicieron girar las cifras 106-103, obviando el doble de Lowry apretando el suspenso 106-105 con 29 segundos pendientes. La parábola trazada por Lowry contra reloj en búsqueda de la hazaña, arrebatar el juego, no entró y los Warriors se sintieron resucitados.

El astro en la lona

El momento de mayor drama fue ver a Kevin Durant en el piso, afectado por la lesión en la pantorrilla, en los primeros minutos del segundo cuarto, después de haber marcado 11 puntos en su estadía de 12 minutos, con 3 de 3 en triples y 2-2 en libres.

Durant quedó tendido con los Warriors en ventaja y sacado de la cancha entre un respetuoso silencio de la gente, que reconocía su plus esfuerzo entre los múltiples riesgos de volver a flaquear muscularmente.

Sin Durant y con Thompson siempre en recuperación, los Warriors que se impusieron por seis puntos 34-28 en el primer cuarto, atravesaron los otros dos períodos con empates 28-28 y 22-22, entrando adelante 84-78 a la fase de cierre.

Tal diferencia no representaba un factor de seguridad, y eso quedó demostrado cuando se soltó Leonard encabezando una ruidosa rebelión que entregó el mando del juego a los Raptors entre un bullicio ensordecedor. Golden State pareció tan destruido como Pompeya, pero tenía corazón, aliento, suficiente fuerza y sobre todo puntería, para sobrevivir.

Fiero cañoneo

Los Warriors continuaron sufriendo por las constantes pérdidas de balón casi siempre muy costosas, pero la restauración de su largo cañoneo, fue el factor clave para asegurar el regreso de la Final a Oakland, en lo que será la despedida del Oracle Center de los cinco vences seguidas ganadores del título en la Conferencia del Oeste.

El total de 20 triples en 42 intentos, proporcionó la base de 60 puntos, más del cincuenta por ciento, con el incontrolable Curry registrando su partido postemporada número 12 de 5 o más triples.

El accionar de Marc Gasol sostuvo a los Raptors mientras Leonard calentaba. Ver a Kawhi entrar con solo 14 puntos al último período, fue una rareza, pero su impulso en un momento cumbre, levantó al público de sus butacas.

La defensa de los Raptors, ordenada, enérgica, oportuna, fue muy funcional, como la distribución de la gestión ofensiva con Lowry, Ibaka. Siakam y Van Fleet ejerciendo gran presión. ¿Será este triunfo tan angustioso el inicio de un milagro? Es muy difícil creerlo, pero como dice Kerr, la opción está abierta.

El sexto duelo está programado para este jueves 13 de junio. Miralo en vivo con ESPN por Movistar Tv.

¿Qué opinás vos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s