El FC Barcelona resucita ⚽

Por Edgar Tijerino | Cronista Deportivo

Después del increíble triunfo del Barcelona por 6-1 sobre el Paris Saint German, avanzando a cuartos final sobre los escombros de las consideraciones previas después del aplastante 0-4 sufrido en el Parque de los Príncipes de París, los Smartphones no pararon de vibrar. Todos querían estar en comunicación.

Esta improbable resurrección del Barsa, agrandada cuando el gol de Cavani exigió que los azulgrana marcaran seis para seguir con vida, ha provocado un asombro incontrolable, no solo en el Nou Camp, sino en el planeta futbol.

Hacer girar un 0-4, no tenía precedentes, y el Barsa consciente de eso, se volcó de entrada y en el minuto 3, en forma extraña, con Suárez presionando, tomó ventaja 1-0, pese a que el balón fue sacado desde adentro en forma desesperada.

El 2-0 en el minuto 40, consecuencia de una penetración de Iniesta hasta el fondo, y un taconazo que rebotó en un defensa. Ese autogol de Kurzawa, facilitó al Barsa irse al descanso en ventaja de 2-0.

Evitando desangre

Que extraño ver al París Saint German tan replegado en el fondo, entregando pelota y terreno, quitándole al Barsa la preocupación de agilizar su medio campo en el proceso de transición, algo que tanto le ha incomodado al equipo de Luis Enrique. Dueño de la posesión del balón, finalmente el 72 por ciento, de la iniciativa y de la presión, el Barsa adelantó a sus defensores para hacer crecer la presión.

El penal cometido a Neymar y cobrado con precisión por Messi, establece un 3-0 que deja al técnico Emery, caminando sobre un alambre sin red abajo.

Sin embargo toda esa euforia azulgrana, fue acuchillada por el remate escalofriante del uruguayo Cavani en el minuto 62. El gol que tanto necesitaba el Saint German, se había producido y el funeral del Barsa parecía estar garantizado.

La obligación de tener que marcar tres goles en tan corto tiempo, más que un reto, era una Misión imposible, sobre cuando en el minuto 87, el 3-1 permanecía inalterable. Así que la lucha del Barsa contra lo que podía ofrecer el PSG y contra el reloj, se convirtió en un drama sin fin.

Final del alarido

El público en el Nou Camp, inyectado de fe, no se movió en espera de un milagro. El formidable tiro libre de Neymar en el 88, amplió 4-1. No, es muy tarde pensamos. No hay tiempo para dos goles.

Pero cuando Neymar en el minuto 90 ejecuta un penal por cobro discutible de una falta a Luis Suárez, el movimiento de las cifras 5-1, insuficiente, enciende las velas de la esperanzas.

El agregado de cinco minutos para buscar la proeza, se consigue en el minuto 95 moviendo al planeta, cuando Neymar con maestría y frialdad, toca una pelota hacia el centro fuera del área, y envía un centro de milimétrica exactitud hacia la entrada de Sergi Roberto, quien adelantándose a un adormecido Trapp, golpea con la parte exterior del pie impulsando el balón a las redes, para el 6-1.

El mundo se detiene asombrado. Lo inesperado ha ocurrido. Sin duda, algo milagroso. Marcarle seis goles al compacto, cargado de figuras y dueño de tantos recursos, Paris Saint German, era tan improbable como la desaparición de la Torre Eiffel. Para el equipo de Emery, fue el salario del miedo. Miedo a creer en si mismo.


Blog-Tijerino

Edgar Tijerino es cronista deportivo con casi 50 años de experiencia, dentro de los cuales ha fungido como editor y redactor de los principales diarios nicaragüenses. Asimismo, está al frente del programa radial Doble Play.
Fotografía de portada: Shutterstock

¿Qué opinás vos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s