¿Pelé o Diego?

Por Edgard Tijerino | Cronista Deportivo

Aunque vivimos la época de Messi y Cristiano atravesando un oleaje de discusiones, nada que ver con la preferencia de una gigantesca clientela con Movistar, que no admite polémica alguna.

La vieja comparación de agitadas consideraciones entre Pelé y Maradona, permamece intacta, porque hay huellas que el tiempo no borra, como las de Pelé en los Mundiales del 58 y el 70, las de Eusebio en el 66, las de Cruyff y  Beckenbauer en el 74, las de Kempes en el 78, las de Rossi en el 82 y las de Maradona en el 86.

Edson “Pelé” Arantes

Conocido como Pelé, dio la impresión de ser un producto de la fantasía. Su capacidad para improvisar, su capacidad para desequilibrar, su habilidad para gambetear, picar, retroceder, aplicarle variantes a sus maniobras sobre la marcha y sobrevivir al juego destructivo quedaron certificadas desde su  impresionante presentación de credenciales en el Mundial del 58.

Pele.jpg
Pelé. Fotografía tomada de: http://www.apuntesderabona.com

Sus actuaciones frente a Francia y Suecia con apenas 17 años encima, forman parte de la antología del fútbol. En el 62, lesionado, fue obligado a abandonar la trinchera después de marcar un gol a México en su único patido, pero Brasil se abrió paso hasta coronarse.

Fue en 1970 que “El Rey” ofreció las pruebas más fehacientes de su calidad como un fuera de serie. En medio de una galería de astros como  Gerson, Tostao, Jaizinho, Rivelino, Carlos Alberto y Clodoaldo, Pelé dejó estampado su sello en el pase a Jair frente a Inglaterra, el amage increíble frente a Uruguay que dejó con la boca abierta al arquero Mazurkiewicz, a la defensa uruguaya; el tiro que nadie sospechó contra Checoslovaquia desde media cancha, mientras el arquero Víctor se llevaba las manos a la cabeza; y el cabezazo espectacular encima del defensa italiano Burnich después de una aparición fantasmal.

Diego Maradona

En la época en que el fútbol total alcanzaba su mayor grado de desarrollo, justo cuando las marcas en toda la cancha eran más flexibles y asfixiantes, en el momento en que era necesario tener un ojo en la parte de atrás del cuello para poder conseguir un verdadero sentido tri-dimensional de la cancha y la ubicación de la pelota apareció Maradona, el chavalo que fue descartado por Menotti contra el criterio de los expertos días antes del Mundial del 78.

mexico-1986_full_diapos_large.jpg
Diego Maradona. Fotografía tomada de: http://www.footyfair.com 

Aún sin la madurez requerida, y como parte de un equipo desprovisto de la mínima sincronización, Maradona naufragó parcialmente en el Mundial de Estaña en 1982, y después de una amarga experiencia en el Barcelona de España, pasó al Nápoles del exigente fútbol italiano y el gran jugador consiguió mostrar su gran potencial convirtiéndose en leyenda.

En el Mundial de México, Maradona ofreció lo que ha sido considerado como la más deslumbrante demostración de astucia, destreza, versatilidad y capacidad de realización, que se recuerde en la historia de las Copas del Mundo. Ese gol contra Inglaterra, calificado como el mejor de todos en la historia de Mundiales, su actuación cumbre contra Bélgica y la incidencia sin marcar goles contra Alemania en la final, certificaron la grandiosidad de Diego. Cuando cayó el telón nos preguntábamos:

¿Hubiera sido capaz la Argentina del 86 de soportar la “amputación” de Maradona? ¿Cuáles hubieran sido las variantes frente a Inglaterra, Bélgica y Alemania?. Son preguntas sin respuesta.

Quizás por eso es que Maradona se vió tan gigantemente impresionante al coronarse en México 1986. Así que escoger al mejor entre dos genios, es un atrevimiento mayúsculo, pero la voracidad periodística muchas veces impulsa al cronista a enfrentar ese reto. Pelé en su época y Mardona en la suya, no hay duda, pero la más exuberante demostración de cómo cargar sobre las espaldas con el peso de un equipo, fue la que brindo Diego 1986, aunque eso no lo hace mas grande que alguien que terminó con la maldición que pesaba sobre Brasil con apenas 17 años y lo empujó a la conquista de tres Copas del Mundo.

Si Pelé fue la magia, el ingenio, la chispa y la sorpresa, Maradona fue el mito, la llama, la picardía y la alegría.


Blog-Tijerino

Edgard Tijerino es cronista deportivo con casi 50 años de experiencia, dentro de los cuales ha fungido como editor y redactor de los principales diarios nicaragüenses. Asimismo, está al frente del programa radial Doble Play.
Fotografía de portada: Pelé y Maradona. Tomada de: http://www.lanacion.com.ar

¿Qué opinás vos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s