¿Por qué falló “El Tiburón”?

Por Edgar Tijerino.

Me preguntan en la sala de atención al cliente de MOVISTAR, uno de los orgullos de la empresa, ¿por qué falló Ernesto López, el gran “Tiburón”, en su intento de proyectarse a las Grandes Ligas?

Tratar de darle forma a una respuesta precisa es algo muy complicado por las variantes que se presentan en los puntos de vista.

Junyo con Porfirio Altamirano y Vicente López, Ernesto López, el artillero mas impresionante de nuestro beisbol, interesó a “Los Amigos” de Miami en 1979 pero lamentablemente se quedó corto cuando fue sometido a prueba, pese a disponer de todo lo necesario para establecerse en el beisbol de Ligas Menores. Hay que recordar que desde esa Liga Interamericana, tanto Pirfirio como Albert Williams lograron abrirse paso a las Mayores.

El factor clave

¿Por qué fracaso Ernesto?… En aquel tiempo, Angel Oliveras y Félix Acosta brillantes cronistas de Puerto Rico y Republica Dominicana, opinaron que los jóvenes artilleros del béisbol amateur, se veían desequilibrados cuando le hacían frente a  pitcheres que, si bien es cierto ya habían visto pasar sus mejores días como Miguel Cuellar, disponían de la experiencia, los recursos y sobre todo la malicia para prevalecer en una liga como la Interamericana, cuya categoría estaba debajo del nivel Triple A.

Recordé que cuando vinieron los “Cafeteros” de Córdoba, pitcheres como Pepe Peña y  Vicente Romo, se ampararon en la variedad de su repertorio y su experiencia par hacer lucir muy mal a los mejores bateadores del  circuito “Esperanza y Reconstrucción” entre los que estaba Ernesto López.

En nuestro viejo e inolvidable béisbol profesional, pitcheres como San Jones, Conrado Marrero, el “Chino” Meléndez dependiendo fundamentalmente de su malicia, supieron imponer respeto.

Necesitaba tomar tiempo

López era un buen bateador de bola rápida y frente a los pitcheres de nuestro béisbol, un peligro permanente sin duda, pero para hacerle frente a Cuellar, Bob Reynols, y otros, se necesita vista clara, muñecas rápidas, movimientos sincronizados, y algo de Champollion para descifrar los envíos.

“López –me dijo en aquella ocasión Ronaldo Becerra, ejecutivo de “Los Amigos”-, mostró poderío y aptitudes para convertirse en un buen bateador, pero esta liga naciente se muestra urgente de resultados favorables, y para conseguirlos se necesita de toleteros que estén solo de ajustarse no de re-estructurarse”. Ernesto no respondió a esa exigencia.

Pensé que para suerte de Ernesto, esa liga no trabaja con el Béisbol Organizado, y como no pudo jugar un solo partido oficial, su contrato podía esfumarse. De esa forma no habría impedimento para que vuelva a vestir la franela de un equipo aficionado. No fue así y Ernesto salió por completo de los planes de la Selección aunque pudo regresar al beisbol casero y continuar haciendo ruido.


Foto de portada: El Nuevo Diario.

Blog-TijerinoEdgar Tijerino es cronista deportivo con casi 50 años de experiencia, dentro de los cuales ha fungido como editor y redactor de los principales diarios nicaragüenses. Asimismo, está al frente del programa radial Doble Play.

¿Qué opinás vos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s