El Bayern se fajó, se excedió y murió

Por  Edgar Tijerino.

Bien recargado, como si hubiera hecho aprovechando las propuestas de MOVISTAR, el Bayern Munich, símbolo del futbol alemán, ofreció una demostración de poderío ofensivo pocas veces visto, disparando 33 cañonazos a la cabaña que defendió tan brillantemente el arquero esloveno Jan Oblak, pero…

Su victoria por 2-1 no fue suficiente para avanzar a la final de la Champions, el sueño de su técnico Pep Guardiola en el año de su salida del equipo, rumbo al futbol inglés.

El gol del francés Antoine Griezmann fue la puñalada que mató al Bayern. Ese gol como visitante, y las grandes atajadas de Oblak, garantizaron por segunda vez en los últimos tres años, el boleto del Atlético a la final que se realizará en Milán el sábado 27 de mayo.

La intensidad, ensanchándola constantemente, sin dar tregua, la propuso el Bayern que en el minuto 31, con un impresionante taponazo rompe-barrera de Xabi Alonso, abrió el marcador.

El desvío provocado por Jímenez, dsorientó a Oblak quien se movió hacia su izquierda, hacia donde Alonso dirigió el disparo.

El 1-0 mantuvo al Bayern con el pie en el acelerador, y tres minutos después un descarado agarrón de Jímenez a Javi Martínez, fue sentenciado como penal, pero Oblak detuvo la ejecución de Muller y los lamentos de la multitud que veía dibujado el 2-0 en la pizarra, se escucharon en todo el planeta.

El Atlético, totalmente replegado en el fondo, encomendándose a la agilidad y el sexto sentido de Oblak, estaba en dependencia de aislados contragolpes, y en el minuto 54, se presentó la oportunidad dorada.

Una pelota larga llegó a Griezmann, casi inactivo hasta ese momento, y la entregó a Torres mientras iniciaba una proyección que le permitió pasar velozmente entre dos defensas para la recepción apropiada, quedando en un mano a mano con el arquero Neuer, que resolvió con una estocada de zurda estableciendo el 1-1. El gran estadio, gimió y tembló. Ese gol tenía un inmenso significado.

Ahora el Bayern necesitaba marcar dos goles para evitar la cuchilla de la eliminación. El cabezazo de Lewandowski recibiendo por arriba de Vidal en e minuto 75, adelantando al Bayern 2-1, reactivó las esperanzas entre aullidos de la multitud.

Un gol más, sólo un gol más, tarea extremadamente difícil frente a un Atlético tan amontonado y con Oblak detrás espantando peligroso, obligaba a multiplicar esfuerzos intensificando más la presión.

De pronto, en el minuto 83, el árbitro se equivoca y sanciona como penal un derribamiento a Fernando Torres fuera del área. Pero Neuer lo ataja y la posibilidad del Bayern siguió abierta, hasta que se esfumó después de alargar la batalla a cinco minutos extras.

Y es el Atlético del General Simeone el equipo que estará en la final de la Champions, quizás contra el Real Madrid, que no lo pudo vencer en los dos duelos realizados en la Liga.


Foto de portada: El técnico de Bayern Munich, Pep Guardiola, camina en la banda durante un partido contra Atlético de Madrid por las semifinales de la Liga de Campeones el martes, 3 de mayo de 2016, en Munich, Alemania. (AP Photo/Matthias Schrader)

Blog-TijerinoEdgar Tijerino es cronista deportivo con casi 50 años de experiencia, dentro de los cuales ha fungido como editor y redactor de los principales diarios nicaragüenses. Asimismo, está al frente del programa radial Doble Play.

¿Qué opinás vos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s