El Barsa fue decapitado por ese 2-0

Por  Edgar Tijerino.

Hay muchos, que en la pantalla de sus Smartphone de MOVISTAR, no lo podían creer. El Barcelona eliminado después de haber conseguido ventaja de 2-1 sobre el Atlético en la primera batalla, aprovechando la expulsión de Fernando Torres.

Uhhh ¿Cómo fue posible? Cualquier empate, aseguraba el boleto azulgrana para semifinales, pero perder 1-0 sería mortal, y más amplio, peor todavía. Así que lo clave, lo espanta fantasmas, era marcar en El Calderón, casa ajena. No se pudo.

Con un gol del francés Antoine Griezmann en el minuto 35, el Atlético condicionó el futuro del partido. Su firme y asfixiante defensa, trataría de aferrarse con uñas y dientes, pero sobre todo con un buen manejo aprieta tuercas, a esa pequeña pero significativa y decisiva ventaja de 1-0, inmovilizando las cifras.

Y eso es lo que estuvo haciendo el equipo de Simeone, sin ceder ni una pulgada en el fondo, frustrando una y otra vez los intentos no muy convincentes del Barcelona.

El Atlético fue más allá, en el minuto 87, durante la realización de un contragolpe, en medio de la desesperación del Barsa, obligó a Iniesta a detener un balón con la mano.

Griezmann asestó la segunda estocada desde el punto de penal, y aunque todavía quedaba abierta la posibilidad de un gol catalán que forzara el tiempo extra, la presión del reloj y la equivocación arbitral obviando un penal y convirtiéndolo en tiro libre fallado por Messi, sepultó a los azulgranas sacándolos de la Champions.

Fue meritorio el triunfo del Atlético. El dispositivo de Simeone cerrando espacios atrás y anticipando, era super-eficiente, y la amenaza de los contragolpes, mantenían preocupado al Barsa.

Luis Enrique no disponía de reservas apropiadas para mejorar el funcionamiento y todos sus cambios fueron irrelevantes. Además, no encontraba que inventar si sus mejores hombres se veian desconcertados y el tridente quebrado.

La última señal de vida fue ese tiro libre de Messi que se fue por encima, junto con las esperanzas de alargar el juego. Cuando Messi no responde como factor de motivación, el Barsa se traba.

Neymar no fue desequilibrante por la izquierda y Luis Suárez careció de presencia dentro del área. El esfuerzo de Mascherano y Busquets en las recuperaciones, no fue lo suficiente para garantizar proyecciones. Iniesta no pudo hacerse cargo de la creatividad porque no consiguió acompañamiento.

El Barsa fue decapitado por ese 2-0. En la pantalla de mi Smartphone de MOVISTAR no lo podía creer. El Bayern que empató 2-2 con el Benfica, el Atlético, el Real Madrid y el Manchester City, son los que estarán en el sorteo de mañana para fijar los cruces de semifinales. El Barsa, entregó la corona que conquistó el año pasado. Ya veremos si sobrevive en la Liga y en la Copa.


Fotografía: AP.

Blog-TijerinoEdgar Tijerino es cronista deportivo con casi 50 años de experiencia, dentro de los cuales ha fungido como editor y redactor de los principales diarios nicaragüenses. Asimismo, está al frente del programa radial Doble Play.

¿Qué opinás vos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s