Rivas se agigantó a palo limpio

Por Edgar Tijerino.

Con una clara diferencia, como la que establece MOVISTAR con la competencia en todos los servicios, el equipo de Rivas, agigantándose ofensivamente, derrotó por 12-3 al equipo de Colombia y se coronó campeón del Torneo Latinoamericano.

El bateo fluido de Ramon Flores impulsador de 4 carreras, de Dwight Britton y de William Vásquez, finalmente el Más Valioso, proporcionó al Rivas la pólvora suficiente paras resolver el pitcheo colombiano, que venía de confeccionar tres triunfos consecutivos para llegar a la final disputando el banderín.

El inicio fue preocupante. El Rivas se vio atrás 0-2 cuando Colombia abrió con hit de Fidel Peña, y en un abrir y cerrar de ojos, éste anotó por una falla en fildeo de Dwight Britton, a quien se le escapó la pelota en un intento de devolverá rápidamente al cuadro. Tras el hit y el error, Efraín Contreras se estacionó en tercera base, anotando por rola de Arthur Charles.

El Rivas a la carga

Casi de inmediato, en el segundo inning, los Gigantes se aprovecharon de la fragilidad del improvisado abridor Erick Gonzálvez. Base por bola a Yurendell De Caster, golpe a Luis Allen y cohete de Britton al jardín izquierdo, congestionaron las colchonetas sin out.

Tocó turno al siempre peligroso Ramón Flores que a pesar de estar apagado con .222 (2 hits en 9 turnos), despertó del letargo, disparando hit al bosque derecho remolcador de las dos carreras del empate en un segundo inning productivo de 5 carreras.

Falló Renato Morales en elevado, Iván Marín con toque de sacrificio hizo avanzar a los corredores, y otro golpe a Jimmy González volvió a llenar los costales ahora con dos outs.

El festín nica no tuvo freno, Ofilio Castro y Wuilliam Vásquez remolcaron con imparable la tercera y cuarta carrera, explotando a Gonzálvez, que salió del montículo cabizbajo, con su camiseta llena de orificios ante la balacera que soportó.

Relevó Dumas García, regalándole la quinta (5-2) carrera a los Gigantes por Wild Pitch, anotando De Caster.

Relevo dominante

A partir de ese instante, Rivas dominó el juego ejerciendo una constante presión disparando 15 imparables que le permitieron fabricar 12 carreras, mientras sus relevistas, mantenían a raya el bateo colombiano hasta la caida del telón.

La Serie registró solo dos grandes entradas, una en el debut del equipo nicaragüense, y otra, superior a las diez mil personas, en el duelo final con los Gigantes como protagonistas. Un torneo atractivo que reactivó el interés de los capitalinos por poblar las tribunas.


Foto de portada: Ramón Flores. La Prensa.

Blog-TijerinoEdgar Tijerino es cronista deportivo con casi 50 años de experiencia, dentro de los cuales ha fungido como editor y redactor de los principales diarios nicaragüenses. Asimismo, tiene 35 años al frente del programa radial Doble Play.

¿Qué opinás vos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s