Las más grandes peleas

Columna deportiva por Edgard Tijerino M.

Aprovechando el fin de semana largo que pueden disfrutar plenamente con las recargas de MOVISTAR, les entrego este detalle súper-atractivo e ilustrativo sobre las seis mas grandes peleas de la historia, sacado de los archivos del boxeo mundial.

  1. Muhammad Ali vs. Joe Frazier III, Oct. 1, 1975

Lo más cerca que ha estado de la muerte. Así fue como lo describió el GANADOR de la pelea. No es sorpresa, entonces, que la función “Thrilla in Manila”, el tercer encuentro entre Muhammad Ali y Joe Frazier, encabeza la lista de las mejores peleas de la historia. Ambos peleadores entraron a la tercera pelea –y decisiva- empatados 1-1 y el asfixiante calor filipino hizo que las condiciones se convirtieran en lo más parecido al infierno. Desde el inicio no hubo nada humano en la forma en que ambos fueron uno contra el otro. Sientes que, de no haber sido por el límite de 15 rounds, y porque Eddie Futch, el entrenador de Frazier lanzó la toalla al final de round 14, hoy seguirían peleando. “Quiero seguir, jefe”, gritó Frazier. Futch simplemente respondió: “Se acabó. Nadie olvidará lo que hiciste hoy aquí”. En cuanto Ali, en un arranque típico de modestia, describió a su oponente como “el más grande peleador de todos los tiempos, después de mí”.

  1. Jack Dempsey vs. Luis Angel Firpo, Sept. 14, 1923

Corta y dulce. Así es como tendrías que describir la defensa de su título del campeón pesado, Jack Dempsey, contra Luis Ángel Firpo, el “Toro Salvaje” de las Pampas, frente a 80 mil personas en el Polo Grounds de Nueva York. Dempsey derribó a Firpo siete veces, y Firpo sacó a Dempsey del ring, y eso solo fue el primer round (no había regla de tres caídas en ese entonces. De hecho, a Dempsey se le permitió estar parado frente al peleador caído e inmediatamente golpear de nuevo a Firpo para derribarlo otra vez, pues no existía la regla de ir a una esquina neutral). Los teóricos de las conspiraciones creen que a Firpo se le negó una victoria válida en el primer round pues a Dempsey fue ayudado por los periodistas en ring side para regresar al ring y por el réferi, que fue acusado de contar increíblemente lento. Sin embargo, después de 11 caídas entre los dos, Dempsey ganó por nocaut en el segundo. La pelea también fue importante desde una perspectiva histórica porque fue la primera vez que un peleador latinoamericano disputó el campeonato mundial de los pesados.

  1. Sugar Ray Leonard vs. Thomas Hearns, Sept. 16, 1981

Esta exhibición de comienzos de los 80s en el Caesars Palace de Las Vegas, entre el campeón welter del CMB, Sugar Ray Leonard, y el entonces invicto Thomas “Hitman” Hearns, monarca de la AMB, fue una pelea llena de belleza, de cambios constantes en el oleaje. Peleaban para unificar la división de los welters y las expectativas no podían estar más altas. Primero Hearns, luego Leonard, y luego otra vez Hearns tenía el dominio. Entre los rounds 12 y 13, el entrenador de Leonard, el legendario Angelo Dundee, exclamó: “¡La estás dejando ir, hijo!¡La estás dejando ir!” Leonard simplemente explotó en el round 13, poniendo a Hearns entre las sogas. No desistió y lo terminó en el round 14 con una furiosa ráfaga de golpes que obligaron al réferi Davey Pearl a detener el combate. Y lo peor para Hearns es que iba liderando en las tarjetas de todos los jueces hasta ese momento.

  1. Micky Ward vs Arturo Gatti I, May 18, 2002

Este par puso a los aficionados al borde de la butaca en tres ocasiones, pero su primer encuentro será siempre visto como el más bravo. Ambos resistieron un castigo que parecía interminable a lo largo de 10 rounds de una acción cruel. Ward, que derribó a Gatti en el noveno round con un gancho salvaje al cuerpo, ganó la pelea por decisión mayoritaria. El noveno round fue bautizado como “El Round del Siglo”, por Emmanuel Steward que comentaba la pelea para HBO. La revista The Ring, calificó la pelea como la mejor del año, mientras que los aficionados al boxeo y algunos periodistas fueron un paso (hiperbólico) más lejos, nombrándola la pelea del siglo. No importa de qué lado estuvieras, innegablemente todos queríamos más de esta pelea. Y los aficionados lo obtuvieron, con Gatti ganando las dos revanchas siguientes. Ward anunció su retiro antes de su tercera pelea y fue inmortalizado por Mark Wahlberg en la película The Fighter. Gatti falleció trágicamente en 2009.

  1. Joe Louis vs. Billy Conn, June 18, 1941

El legendario campeón de los pesados, Joe Louis, se enfrentó al “Pittsburgh Kid”, Billy Conn en el Polo Grounds. Cediendo al menos 25 libras, Conn estaba en desventaja pero procedió a boxear a Louis. El historiador de boxeo, Bert Sugar, escribió: “Conn podía bloquear los golpes con sus brazos, codos y guantes, y nulificar los golpes de sus oponentes, yendo con ellos”. Para el octavo round, la deshidratación había pasado factura a Louis y para el 12 estaba totalmente exhausto con Conn arriba en dos de las tarjetas (Louis aceptó después en su autobiografía que descansó al final de su periodo de entrenamiento porque “no quería que dijeran en los periódicos que vencí a un muchacho pequeño”). Conn se puso brazo en el round 13 e intentó terminar a Louis, pero al ir por el nocaut quedó expuesto en su impresionante defensa, y fue alcanzado por su oponente. Le contaron hasta 10 con solo dos segundos en el round. Que sirva eso como lección a todos los que salen como no favoritos.

  1. Diego Corrales vs. Jose Luis Castillo, May 7, 2005

Podrán no ser los nombres más memorables, pero con el título ligero del CMB en juego, Diego Corrales y José Luis Castillo, hicieron que esos nombres se volvieran inolvidables en cada hogar que vio este clásico en la televisión. El ritmo de pelea fue simplemente despiadado con ambos peleadores conectando y recibiendo golpes reiterados a lo largo de nueve tremendos rounds. La pelea terminó de forma memorable en el décimo cuando Corrales, luego de ser derribado dos veces, conectó una serie de impactos devastadores que dejaron a Castillo indefenso en las cuerdas. Pero este final devastador no se quedaría sin controversia. Luego de levantarse por segunda vez, Corrales escupió su protector bucal, beneficiándose de una pausa no oficial de 30 segundos, en la que recuperó el sentido. Ambos pelearon una revancha que Castillo ganó fácilmente. Pero la pelea final y decisiva, inevitablemente llamada “La guerra para saldar las cuentas”, fue cancelada porque Castillo se excedió en el peso.

*Fotografía tomada de USA Today.

¿Qué opinás vos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s