Suárez decidió la fogosa batalla

Columna deportiva por Edgard Tijerino M.

Ganó el Barcelona 2-1, golpeando a un Real Madrid restaurado en su agitación y capacidad para presionar, que ofreció un estupendo primer tiempo controlando el medio y sujetando a Messi, mientras goles de Mathieu y Cristiano, establecían ese empate 1-1 quebrado por Luis Suárez, con un derroche de habilidad en el centro del área para amortiguar, dominar y manejar el balón, y una gran precisión para soltar ese latigazo rasante a los 55 minutos.

Ninguna confusión alrededor de las imágenes que vimos: jugó mejor el Real Madrid, con brillantez a ratos, manejando el balón con trazados más precisos, volcándose con mayor contundencia, y pienso por supuesto, que mereció algo más, pero ganó el Barcelona 2-1 y se distanció cuatro puntos como líder de una Liga, que pese a este resultado, sigue navegando entre un espeso suspenso con 10 jornadas pendientes. Hablar de justicia en futbol, es muchas veces más inútil que ir en busca del tiempo perdido. Sólo queda la testarudez del hecho graficada en el marcador, y el Barsa se fajó para ganar.

ASI FUERON LOS GOLES

Abrió Mathieu en el minuto 18, recibiendo de Messi por arriba, quien cobró una falta innecesaria de Pepe sobre Mascherano mientras crecía la brusquedad. El centro, con curva hacia adentro, fue impactado por el soberbio cabezazo del defensa Mathieu frente a Ramos, inutilizado. Casillas no tuvo chance, ni culpa. 1-0 se adelantaba el Barsa.

Empató Cristiano en el minuto 31 culminando con un preciso remate rasante agujereando a Bravo, una maniobra genial de Benzema con taconazo. Fue la más impresionante demostración de funcionamiento colectivo ofrecida por el Madrid, utilizando ocho toques al estilo del Barsa de Guardiola. Modric con rapidez, entregó a Benzema con la defensa azulgrana al desnudo, mostrando un área despoblada. Llegando desde atrás, Ronaldo interceptó la pelota en el ombligo del área y acuchilló al arquero chileno con derechazo.

Desquilibró Luis Suárez en el minuto 55, con maestría y sangre fría, recibiendo de Danny Alves y rematando de inmediato con derecha entre dos testigos de excepción, Pepe y Ramos. El 2-1 galvanizó al Barsa que mejoró en el manejo, en la posesión y en atrevimiento, exigiendo del Madrid al aplicar un ritmo frenético, un mayúsculo desgaste físico.

11026261_10153340990524305_6420648646978904277_n

UN MADRID MUY MEJORADO

Sin duda el mejor Madrid visto en las recientes semanas. Sobre todo en el primer tiempo, con un inicio estupendo de Bale, quien fue apagándose después de fallar una posibilidad clara y ver como le anulaban un gol por fuera de lugar de Cristiano a los 37 minutos. La movilidad de Benzema, la pesencia de Modric, el apoyo de Isco, la amenaza de Cristiano, se oponían al intento de juego de elaborado del Barsa, que estuvo muy presionado cada vez que se apoderaba del balón.

Previo al gol de Cristiano, el brasileño Neymar tuvo frente a Casillas, sin ninguna perturbación, la posibilidad del 2-0 y falló sorprendentemente. De inmediato, en contraofensiva, el gol de Cristiano en una brillante maniobra colectiva, estableciendo transitoriamente el 1-1 que alteró los nervios de la multitud. Mas adelante, Neymar pudo reivindicarse pero no logró concretar un excelente accionar que le permitió entrar al área y conseguir posición de tiro a los 67 minutos, y a los 73, falló con derecha pegándole mal a una pelota con “olor” a gol, recibiendo de Messi, ya restaurado.

Pocas veces hemos visto al Barsa tanto tiempo sin pelota y apretado por las recuperaciones y las volcadas del Madrid como ayer. El dispositivo anti-Messi de Ancelotti, recortando drásticamente la incidencia del jugador argentino durante casi una hora, permitió a Neymar, Iniesta y Jordi, ser más incisivos por la izquierda, y también que Suárez entrara mas por el centro, pese a la presión que le colocaron encima.

INTENSIDAD Y FRICCIONES

El Barsa perdió una gran ocasión de inicio en el minuto 2 y Cristiano hizo rebotar una pelota en el horizontal a los 11, superando el esfuerzo y los reflejos de Ramos. Quedó claro que el duelo tendría una gran intensidad y sería muy fricccionado. Eso provocó que se mostraran once tarjetas amarillas, cinco al Barsa y seis al Madrid, con muchos perdones. En el minuto 72, Messi logró su mejor ingreso, serpenteado y llegando a la frontal, para disparar con izquierda y morder el poste derecho de Iker, quien realizó dos excelentes atajadas a Jordi Alba y Messi, evitando la ampliación en los últimos instantes.

Ese total de 30 disparos al marco, 17 tiros de esquina y 23 faltas, certifica como se batalló. No siempre basta el brillo. Aunque finalmente el Barsa tuvo el 51 por ciento de posesión contra 49, el equipo que se vio mas suelto, fue el Madrid. Pero que importa discutir eso frente al 2-1 sellado en la pizarra y los cuatro puntos de ventaja.

¿Qué opinás vos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s