¡Regresa Messi con su fútbol mágico!

Columna deportiva por Edgard Tijerino M.

Yo fui uno de tantos que pensé, no volveríamos a ver al Messi capaz de iluminar el planeta con su fútbol mágico, cargado de geniales improvisaciones, empujando a un equipo como el Barsa hacia la posibilidad de alcanzar nuevas proezas. Consideré que el argentino había llegado a la cima de la montaña, un sitio de difícil sostenimiento en cualquier tarea de arte puro, ya sea la pintura, la literatura, la música, y por supuesto, tejer sobre la cancha una geometría magistral, desequilibrante, asombrosa.

 (AP Photo/Fernando Bustamante)
(AP Photo/Fernando Bustamante)

El ascenso de Messi pareció haberse detenido, y aún siendo el jugador más importante en los primeros cuatro juegos que ganó Argentina en la reciente Copa del Mundo, el promedio de su accionar revestido de brillantez a ratos cegadora por minutos jugados, había decrecido. No era el mismo Messi que estuvo al servicio de Guardiola, impecable, implacable, incansable.

En tanto, esa fuerza de la naturaleza dotada de habilidades que es Cristiano Ronaldo, continuaba agigantándose como factor de incidencia mayúscula tumbando marcas, facilitándole al Real Madrid la conquista de la Champions, y proyectándose hacia el Balón de Oro del 2014, con todos los merecimientos del caso. Daba la impresión que Cristiano, atravesando un largo momento estelar, era imparable hasta para una defensa integrada por más de 300 espartanos.

De pronto, lo inesperado. Cristiano perdió fuego y se fue apagando inexplicablemente mientras el equipo de la realeza perdía ritmo y terreno. Incluso, perdió la cabeza y fue susprendido por dos juegos consecuencia de una agresión. Regresó contra el Atlético y casi no se vio durante una derrota por 4-0 que hizo tambalearse todos los edificios de Madrid.

En contraste, Messi estaba nuevamente en crecimiento, desarticulando defensas, metiendo pelotas, marcando goles y liderando a un resurgente Barcelona que después de golear al Bilbao 5-2 con un estupendo funcionamiento colectivo, se ha aproximado amenazante a sólo un punto del Real, con Neymar encendido y Luis Suárez mostrando su utilidad, mas un Busquets esencial.

Apenas en los primeros días de febrero, la batalla por el Balón de Oro del 2015 se adivina espectacular e impredecible, exigiendo una urgente restauración del Super Cristiano que todos conocemos. Con Messi en pie de guerra, CR7 no tiene tiempo para el menor bostezo.

Así que, abrochemos nuestros cinturones.

¿Qué opinás vos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s