¡Bóer triunfa ante México en la Serie Latinoamericana!

Columna deportiva por Edgard Tijerino M.

Las recargas de MOVISTAR que no se vencen, nos hacen señas todo el tiempo con un gran poder de atracción. Sigan sus huellas y también las del equipo Boer en el torneo que se realiza en Panamá.

Derrotando a México por 4-3, el equipo Indios del Boer se ha colocado de cara al futuro en la Serie Latinoamericana después del amargo revés sufrido a última hora ante Panamá. Ahora, con pretensiones revitalizadas de llegar a la final, Nicaragua se enfrenta a Colombia, invicto en sus dos primeras salidas.

Los Indios que consiguieron ventaja de 4-0 en el segundo episodio, se sintieron afectados al ver reducirse la diferencia a 4-2 y 4-3, pero resistieron, espantaron los fantasmas que flotaban sobre sus posibilidades, y se aferraron a la urgente victoria con un buen cierre monticular de Wilber Bucardo. Ahora, las esperanzas están restauradas como el David de Miguel Angel que embellece más Florencia.

Foto cortesía/ Elysee Fernández/ MI DIARIO/ PANAMÁ
Foto cortesía/ Elysee Fernández/ MI DIARIO/ PANAMÁ

 

La presión ejercida por el bateo indio sobre el pitcheo del zurdo Jorge Luis Castillo, fue tan intensa en el segundo episodio, que edificando esa temprana y amplia ventaja de 4 por 0, quedó la impresión, pese al reciente recuerdo amargo de la noche anterior, que lo intrigante había sido engavetado. Boleto a Campbell con un out y hits seguidos disparados por Montes y Sandor, adelantan al equipo de nuestro beisbol 1-0. El ponche a Britton ahora bateando como noveno, pareció ser un buen calmante por significar el segundo out, pero el short azteca Hernández, fildeando displicente, no pudo controlar un batazo de Yosmani Guerra apuntado erróneamente como hit, y en lugar del tercer out, Montes se alargó hacia el plato con la segunda carrera mientras quedaban dos indios circulando. El doble de Jimmy González agachándose y estirándose al extremo siguiendo el lanzamiento, impulsó a Sandor y Guerra. Ahora la ventaja del equipo nica era de 4 por 0, sabrosa, altamente saludable, estimulante, aunque con mucho camino por recorrer.

El pitcheo de Paul Estrada en las tres primeras entradas, admitiendo dos imparables, cediendo una base y ponchando a dos, manteniendo en cero al equipo mexicano, erosionó en el cuarto inning después de dos outs, al ser bateado como en sesión de entrenamiento por hits consecutivos de Francisco Córdoba, Rogelio Norris, Oswaldo Morejón y Santiago González. Fue un esfuerzo “a la mexicana” de dos carreras que proporcionó oxigenación al adversario recortando la distancia. El marcador de 4 por 2, regresaba el futuro del juego a la zona oscura de la incertidumbre. Quedaba pendiente ver como reaccionaba Estrada a ese momento de flaqueza.

Sobrevivió el derecho a dos mexicanos circulando en el quinto, aprovechando el rápido y preciso disparo a primera, hecho rodilla en tierra por el receptor Juan Carlos Torres, sorprendiendo a Jaime Brena en primera, en tanto el zurdo Castillo respondió a ese apoyo revitalizante de las dos carreras, retirando a ocho seguidos y dibujando cuatro ceros, mostrándose en pie de guerra y simplificando desgaste. Una seria advertencia para el equipo indio.

México volvió a la carga en el sexto episodio sacando a Estrada de la colina con dobles consecutivos de Norris y Morejón, estrechando la diferencia 4-3 y abriéndole las puertas a la angustia. William Vásquez estaba realizando la atrapada de la tarde en llamativa y riesgosa zambullida sobre el batazo envenenado de Norris, pero en el último instante, mientras terminaba su felina contorsión muscular, la pelota saltó de su guante. Por entrar a la recta final, había mucho que discutir. Hay que agradecer en ese momento incierto, el relevo de Gustavo Martínez consiguiendo los dos últimos outs enfrentando a la parte de abajo del line-up, después de haberle cedido boleto a González. Eso sí, la preocupación quedaba incomodando.

Después del dominio de cinco entradas impuesto por Castillo, el equipo nica dispuso de dos oportunidades en el octavo y el noveno, pero faltó el batazo oportuno y más rápidez en las piernas de 38 años que mueven a Sandor Guido, y que facilitaron un out en el plato, después de perder a Campbell en tercera por haberse pasado en un atrevimiento que resultó suicida. ¡Cómo no fue posible ampliar el área de respiro para la tribu!

Lo esencial era aferrarse un uñas y dientes a esa pequeña diferencia, y se consiguió entre la fugaz aparición de Solís, la inseguridad no dañina de Marín, y el cierre firme de Wilber Bucardo retirando a los últimos cinco aztecas, sellando el 4-3 rescata esperanzas.

 

¿Qué opinás vos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s