El Milagro Indio se apoderó del estadio

Columna deportiva por Edgard Tijerino M.

MOVISTAR les recuerda que hoy jueves 15 de enero, se están QUINTUPLICANDO las recargas de 30 córdobas o más, mientras se activan los nuevos paquetes de 1000 SMS enviando el 1001 al 7000 por sólo 60 córdobas a lo largo de 10 días.

Ganar tres seguidos después de quedar a la orilla del abismo consecuencia de dos derrotas pese a utilizar tus mejores brazos, es casi un milagro en nuestro beisbol. El Boer lo logró sobreviviendo a un fallo equivocado que alargó el partido crucial a entradas extras, completando la soñada racha de la resurrección, al imponerse 4-3 multiplicando esfuerzos, asegurando de esa forma el boleto que le permite retar al Rivas por el título del beisbol profesional.

celebracion boer hpFoto cortesía/El Nuevo Diario

 El “as” de los Indios, Wilton López, que se excedió utilizando 115 disparos, salió sin decisión dejando el marcador 3-3, en tanto Juan Carlos Ramírez como relevista en la otra colina, realizó un gran trabajo por cuatro entradas aunque sin poder incidir.

Yosmani Guerra terminó la batalla con su estocada en el inning 11 cuando el misterio avanzaba hacia la eternidad. Una vez más quedó destrozada en el beisbol casero la teoría de zurdo contra zurdo al ser herido Jonathan Vargas por el batazo de Guerra. De inmediato el estallido en el campamento indio con el cero colgado por Róger Marín sellando el 4-3. La proeza de ganar tres juegos consecutivos, considerada improbable, había sido concretada. ¡Bravo por esta tropa que dirige Colina! Se lo merecía, por esa terquedad para batallar hasta derribar murallas.

Así que abran paso a la histeria. Estos indios, utilizando una cuota extra de agallas, escapando a los zarpazos de las adversidades que parecían multiplicarse incluyendo un fallo equivocado de ese árbitro tan respetado como es Jairo Mendoza, levitando casi sobre el sudoroso arco iris de esfuerzos inagotables, han triunfado 4-3 en el duelo de vencer o morir completando una recuperación admirable.

Ni siquiera el mal fallo que decretó el out en el plato a Guerra en el noveno, que los mutiló momentáneamente, agrietó la capacidad de combatir de estos Indios. Continuaron en pie de lucha, escaparon a ese tormentoso décimo inning con Róger Marín en la colina, y en el siguiente episodio, con Juan Carlos Ramírez retirado del escenario después de cuatro ceros y la pizarra 3-3, el hit abridor de Sandor, el ingreso de Robles como corredor emergente, sacrificio de Sevilla y cohete de Guerra, sepultaron a los Tigres mientras los Indios se proyectaban a la gran final retando al compacto y poderoso Rivas.

El Boer tomó ventaja 1-0, empató Chinandega, regresaron los Indios adelantándose 3-1 pero los Tigres insistieron y sin sacar el máximo provecho nivelaron 3-3…Después, el mal fallo en el noveno inning, la arremetida india en el once, y su triunfo grandioso con el batazo de Guerra.

¿Qué opinás vos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s