Brasil golpeado en su columna vertebral

La columna de Edgar Tijerino para Movistar

La pérdida de Neymar por lesión en la tercera vértebra lumbar, mete el futuro de Brasil en esta Copa, entre sombras borrascosas. Sin respuesta a ¿quién podrá reemplazarlo?, Brasil estirado en la desgracia con más preocupaciones, se siente de pronto desnudo y enclenque en las puertas de las semifinales.

¿Qué tal esto para una pesadilla? Acabas de avanzar a semifinales en la Copa del Mundo con Alemania esperándote en la vuelta de la esquina, y después de perder a Thiago Silva, y seguir flaqueando por tu banda derecha, con la comprobada inutilidad de un “9” como Fred, te percatas que no podrás contar con Neymar, tu mejor jugador, lesionado en la tercera vértebra lumbar, consecuencia de un golpe de rodilla asestado por Camilo Zúñiga.

En 1962, Brasil sobrevivió a la pérdida de Pelé, lesionado en el segundo juego por la defensa de Checoslovaquia, conquistando su segunda Copa consecutiva, utilizando a Amarildo, reemplazo del “Rey”, pero hoy, Brasil no dispone de alguien que pueda compensar la falta de Neymar, tan útil, tan incidente, tan desequilibrante, tan entregado, pese a sus escasos 23 años.

Así que frente al siempre temido equipo alemán, Brasil se sentirá amputado el próximo martes. Aunque no será necesaria una intervención quirúrgica, Neymar estará fuera de combate por cuatro o seis semanas. Al conocer la noticia, el técnico Scolari parecía una copia de la Venus de Milo que adorna el Louvre en París, sin brazos, con el agregado de ver su cabeza girando grotescamente.

¡Qué mejorado se vió Brasil en ese primer tiempo frente a Colombia, apagándole la inspiración al rival ilusionado con provocar una proeza! Una entrada de Thiago Silva buscando un corner alargado, dejando como una estatua a Carlos Sánchez, proporcionó el primer gol a Brasil en el minuto 7 empujando el balón con la rodilla izquierda. El arquero Ospina, que evitó la ampliación del marcador en ese primer tiempo con tres atajadas de mucho mérito, no pudo hacer nada, excepto sentirse aturdido.

Brasil tenía el balón, manejaba el tiempo y los espacios con Neymar moviéndose en una ancha y larga zona rectangular por el centro, y colocando presión en busca del segundo gol brasileño, en tanto James no encontraba conexión con Cuadrado ni con Gutiérrez, y la Colombia iluminada no se veía. La defensa verde-amarilla estuvo resolviendo pocas dificultades, y Julio César fue visto tan poco como Fred en el centro del ataque.

Frente a la misma dinámica de Brasil en el inicio del segundo tiempo, Colombia tuvo que sacar el atrevimiento de su mochila y tomar riesgos dando un par de pasos adelante y mostrándose con la cara descubierta. Eso agilizó el accionar en el medio para beneficio de James, menos impreciso y con mayor recorrido.

El gol de David Luis en el minuto 69, un taponazo de tiro libre con la parte interna de su botín derecho, fue hacia el rincón superior izquierdo de la cabaña defendida por Ospina, doblándole los dedos, estableció un 2-0 que fue tranquilizante hasta el penal cometido por Julio César derribando a Bacca, y ejecutado por James, consecuencia de una pérdida de balón de Maicón en la banda derecha de Brasil.

No ocurrió algo más pese al apuro de Colombia contra reloj, y entre el festejo brasileño al caer el telón, la noticia alrededor de Neymar, golpeado en el minuto 87 por el rodillazo de Zúñiga, dejó el alma de Brasil sangrando.

¿Qué opinás vos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s